.

.

24 de septiembre de 2013

Levaduras


En una próxima entrega os enseñaremos a hacer pan, y antes os queríamos hablar sobre las levaduras....


Para hacer pan podéis utilizar levadura fresca, levadura instantánea de panadería o levadura de panadería en sobres. Estas son las características de cada una de ellas y sus equivalencias: 


Levadura fresca: aunque antes era fácil que pudieras comprar esta levadura directamente en las panaderías, con el paso del tiempo es una práctica casi imposible y actualmente se puede encontrar en los supermercados. Se comercializa prensada en cubos de 25 grs.  y caduca en 2-3 días (pasado éstos pierde sus propiedades y no se puede utilizar). Si no se consume todo el paquete el mismo día, debe envolverse en film transparente y reservarla en la nevera. Se puede congelar, siempre que luego se deje descongelar en la nevera. Debe disolverse en un líquido templado para después agregarla a la masa.

Nunca mezclar la levadura con agua o leche fría, ya que impedirá que ésta se active. Con líquidos muy calientes  (más de 54 grados) se muere, lo ideal es una temperatura de 37 grados.

Levadura deshidratada, seca o liofilizada: se encuentra en los supermercados disponible en sobres (dentro de una caja). 5,5 grs. de levadura deshidratada equivalen  14 grs. de levadura fresca. Se utiliza directamente añadiéndola a la harina, sin poner en ningún líquido.

Levadura instantánea de panadería, seca: es la que cuesta más de encontrar (al menos en España) y se diferencia de la levadura deshidratada en la forma en que se ha deshidratado, más rápida.  La equivalencia respecto a la fresca es de aprox. un tercio. Tampoco es necesario mezclarla con líquido.

El impulsor o levadura química no se utiliza para elaborar pan, es exclusivo para postres, bizcochos, etc... Está compuesto por bicarbonato sódico, que al entrar en contacto con un líquido, desprende dióxido de carbono, que hace que se formen burbujas en la masa y ésta suba.

No es necesario hacer reposar la masa, ya que el efecto es inmediato en cuanto hay calor.

Aparte del impusor mayormente conocido por todos, podemos utilizar cremor tártaro o sobres gasificantes (del que os hablamos aquí) para preparar nuestros bizcochos.

Sugerencias de recetas preparadas con levadura o impulsor:

Donuts (paso a paso) Pizza a los tres quesos
Croissants Pan al curry con mantequilla de naranja y rábano picante Magdalenas {mini} con aceite de oliva Masa para pizza de Jamie Oliver masa para empanada gallega Bizcocho de chocolate con calabacínBizcocho con piña en su jugo Pan nevado Buñuelos de viento

7 comentarios:

  1. muchas gracias por la informacion, pero hay algo q me gustaria decir, en las tiendas marroquies hay levadura instantanea en todos y es muy barata, hace años q la uso y tambien la levadura fresa q te venden 250gm. por un euro muchas gracias por sus informaciones, son muy interesantes

    ResponderEliminar
  2. Después de este primer paso, a amasar. A ver qué nos traéis :))

    BEsos!

    ResponderEliminar
  3. Qué bien me va este post! Hace relativamente poco que estoy en el mundo de la cocina y me quedan muchas cosas por descubrir. Esta información de los tipos de panadería me va a ir muy bien cuando, por fin, me ponga a amasar pan. Siempre lo he visto un poco complicado por eso nunca he hecho pan pero la verdad que tengo ganas!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estate atenta al blog, Sandra, porque en los próximos días os explicaremos cómo hacer pan....facilito...

      Eliminar
  4. Conozco esa levadura instantánea (Bruggeman) desde que una amiga me enseñó a hacer pan casero, pero eso fue cuando todavía vivía en Brasil hace ya unos 8 años. Me cansé de buscarla por aqui en Barcelona sin tener éxito hasta que leí en un foro que se puede encontrarla en tiendas de productos árabes. Todavía no la he buscado pero si la encuentro ya os diré.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino