.

.

25 de enero de 2017

Navajas, cómo limpiarlas y cocinarlas

Las navajas tienen una concha alargada de aproximadamente unos 15 cm y ligeramente curvada, de ahí su nombre.

Cuando compremos navajas nos aseguraremos que estén frescas y debemos consumirlas en breve, ya que sus  valvas no cierran herméticamente, por lo que enseguida pierden el agua y se deshidratan con rapidez fuera del agua.

Antes de cocinar las navajas debemos limpiarlas para que eliminen los restos de arena que puedan contener, en Galicia a este proceso le llaman desbabar.

Para ello ataremos las navajas con un cordel en forma de manojo y las introduciremos verticalmente en un recipiente alto con agua fría y sal marina. De esta forma la arena se depositará en el fondo del recipiente, las dejaremos durante 2 horas, transcurrido el tiempo las lavaremos debajo del grifo.

Secamos las navajas con la ayuda de un paño de cocina y ya las tenemos listas para cocinar.

Podemos cocinar las navajas al vapor o a la plancha.

Si las queremos al vapor pondremos en una cazuela baja 1 vaso de agua fría junto con las navajas, cuando las valvas se abran ya podemos apagar el fuego y servirlas sazonadas con unas escamas de sal gorda o un chorrito de limón.

Para prepararlas a la plancha, preparemos una vinagreta con aceite de oliva virgen extra, unos ajos, unas hojas de perejil y sal, lo trituraremos bien con la batidora y reservamos.

Ponemos una plancha a calentar a fuego fuerte, cubrimos con sal gorda y un hilo de aceite de oliva virgen extra, ponemos encima las navajas y tan pronto se abran las dejamos durante un par de minutos y retiramos, si las dejamos mucho tiempo se vuelven chiclosas y duras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esperamos que la entrada de hoy te haya gustado. Si tienes alguna duda o quieres comentar...no dudes que leemos y contestamos todos los mensajes.

Neus y Sonia, el equipo de Pienso...luego cocino